Cocina de aprovechamiento Invierno Otoño

La no-receta para hacer caldo con lo que sea

diciembre 21, 2016

Hoy* te propongo una idea que estoy segura marcará un antes y un después en tu iniciación a la cocina eco-friendly, o eso espero: te cuento cómo hacer un buen caldo vegetal con…literalmente lo que sea!

La no-receta para hacer caldo con lo que sea…

Esta es una no-receta, no hay límites, se trata más bien de una filosofía, una acción que te recomiendo empezar hoy mismo. Necesitas un contenedor de vidrio o tupper para meterlo en tu congelador y a medida que vayas cocinando a lo largo de la semana, empieza a rellenarlo con los descartes de tu tabla de cortar:  partes exteriores de hortalizas, pieles, filamentos, partes más duras, partes demasiado maduras..en fin todo lo que normalmente sueles cortar y tirar. Yo en verano los congelo, en invierno los dejo en la nevera porque más o menos preparo caldo con cierta frecuencia, en cuanto tengo el bote lleno me preparo uno, se ha convertido en una pequeña especialidad de la casa

Ingredientes (Descartes ideales para un caldo basic):

– Pieles de ajos blanco y negro

– Pieles y partes exteriores de cebolla y chalotas

– Tiras de la piel de zanahorias y chirivía

– Parte verde de cebolleta, puerros y ajetes

– Parte de dura del perejil, hojas de zanahoria y apio

– Piel de calabazas**, patatas, batatas o nabos

– Pieles de fruta como manzanas y peras

– Ensalada un poco “pocha”

– Tallos de acelgas y espinacas

Atención a la utilización de estos descartes: 

– Las hojas y parte fibrosa de la remolacha y parte externa de col lombarda porque tiñen el caldo de rosa!

– Las pieles y filamentos de pimientos le van a dar un toque a pimiento que se aprecia (o no) según la receta.

– La piel de jengibre  le dará un toque oriental que si queréis hacer un guiso muy castizo igual no le pega

– Las pieles de apionabo y parte exteriores de toda clase de coles, hojas y descartes de apio y pepino, hojas de alcachofa y espárragos e hinojos porque le darán un toque marcado, que no gusta a todos los paladares o podría no pegar con vuestra receta. 

– Pieles de cítricos darán un gusto muy marcado. Por ejemplo para un caldo de pescado echarle cítricos puede ser interesante, pero para otras preparaciones no tanto.

Ojo, EVITAR:

Piel o descartes de berenjenas porque dan un sabor amargo

Preparación:

En un litro y medio de agua fría* echar la suma de todos vuestros descartes de la semana. Seguro que serán mucho más abundandes de lo que piensas. Encender el fuego y llevar el agua a su punto de ebullición. Tapar la olla y dejar cocinar el caldo máximo media hora a fuego lento o la mitad del tiempo si utilizas la olla a presión para una versión express!

*Si quieres un caldo 100% upcycled la costumbre que yo tengo es de reservar el agua de cocción de la pasta, el arroz o cualquier otro cereal que hayas preparado el día anterior o el mismo día. Suele ser un agua rica en almidón y sustancias que le van a dar más cuerpo a tu caldo. Es un líquido que casi todo el mundo tira y es un desperdicio terrible.

Te aconsejo no usar  nada de sal mientas lo cocinas para dejar la preparación neutra y salar el caldo sólo cuando lo vayas a consumir. 

A esta base de caldo de verduras puedes añadir carne o pescado al gusto, siempre siguiendo la filosofía del upcycling culinario en este caso existen tres opciones, fáciles e inteligentes, porque utilizan partes que se suelen tirar, increíblemente (y lamentablemente).

VARIANTES

Opción 1: Con pollo, faraona o pavo campero

Lo que suelo hacer es comprar un pollo o faraona entera, camperos eso sí, y pedirle al carnicero que me lo prepare en partes: pechugas y demás cortes tradicionales pero que me deje todos los descartes de los cortes incluyendo piel, huesos internos y crestas. Con estas partes se puede obtener un caldo delicioso y muy nutritivo, ideales para los días de resfriado y gripe.

Opción 2: Con huesos de ternera

Otra gesto fácil es conseguir huesos de ternera en una buena carnicería, a coste casi cero. Añadirlos al caldo vegetal le dará un toque increíble.

Opción 3: De cabezas de pescado y pieles de mariscos

Uno de mis favoritos, es el caldo hecho a base de cabezas de mariscos, pieles, liscas de pescado azul. Hasta lo puedes batir en mixer y sale un “bisque” para dar un toque gourmet a cualquier sopa.

La práctica de beber un caldo caliente es muy buena en sí, por eso yo a veces me lo bebo en lugar de una infusión o  para acompañar la cena como si fuera agua.

Truco:  En casa somos muy  fans de los caldos orientales así que para darle un toque más apetecible, puedes añadirle miso, algas o leche de coco

Una vez que entres en esta rutina adquirirás este hábito: consumir verduras, hacer caldo, cocinar recetas con caldo, producir otros descartes, preparar otro caldo…etc. Yo llevo un tiempo con esa rutina y se ha convertido en un pequeño ritual que me hace sentir bien y me permite experimentar siempre nuevos sabores y recetas.

Así que espero ver vuestros caldos upcycled este mes y vuestras recetas!  Te espero en los comentarios!

caldo_upcycled_picniquette

 

*Este post ha aparecido originariamente aquí en colaboración con el Hervidero de Ideas, una plataforma dedicada a la sostenibilidad y al consumo responsable. Imágenes © Picniquette  

 

 

 

 

2 Comments

  • Reply Iaia enero 30, 2017 at 7:43 pm

    Gracias! Me alegro! Espero que te vengan útiles! Es un hábito muy sano!

  • soniaargente@yahoo.es'
    Reply sonia enero 28, 2017 at 10:28 am

    Holaaa, me han encantafo tus ideas para hacer caldo. Muchas gracias, soy fan del caldito en invierno.

  • Leave a Reply

    You Might Also Like