Primavera

Falafel verdino al horno con pan lavash y salsa a la canela

marzo 28, 2014
El blog de Madrid y yo..y yo hemos decidido empezar nuestros reportajes a 4 manos sobre los mercados de abastos de Madrid (que ha empezado con uno sobre el de San Fernando) y mi desafío personal consiste en encontrar en cada mercado una selección de productos que me llamen la atención y a partir de ellos construir una serie de recetas, obviamente pensadas para nuestros picnics al aire libre. Como ya os conté esta vez lo que escogí fue: un puñado de alubias verdinas, un manojo de acelgas de tallo amarillo y una confección de queso mató, desde los Pirineos con amor, aka requesón, aka mi querida ricotta.
 
Ando por la vida presumiendo de conocer por nombre y apellido a toda la variedad de vegetales y producto sde la huerta, por lo menos del área mediterránea;), cuando de repente, paseando por el Mercado de San Fernando, entre la cestitas de legumbres bien expuestas del puesto de LA SAL me encuentro con estas alubias de este color verde abuela, (que es mi color favorito en absoluto).

Conocéis las alubias verdinas?

 
Me he estado documentando un poco: son de Asturias y se cocinan normalmente en la famosa combo con almejas o mariscos. Así que muy “picniquettosas” (perdonadme la barbaridad de palabra) en sí no son, pero me las llevé por curiosidad y al cabo de unas cuantas vueltas decidí probar a usarlas para crear unas croquetas vegetales, inspiración falafel, uno de los símbolos de mi barrio multikulti, Lavapiés, pero a mí manera, mezclándolas con la parte verde de las acelgas y algún ingrediente bastante basic. 
Las he preparado al horno, eso sí, para que el resultado no fuera muy pesado. 
Para presentarlo pienso en la clásica inspiración árabe: lo que escucho llamar por aquí “pan pita”, (o sea el pan lavash*), una salsa a base de yogúr pero con un poco de mató, para espesarla y ligar con las acelgas y verduritas frescas: lechuga, tomates, lo que queráis. 
Súper fácil de llevar, porque se transportan todos los ingredientes por separados en tarros y se monta en el momento, cuando ya la manta de cuadros está puesta;) Soy muy fan de las croquetas vegetales, pero las de alubías o garbanzos siempre quedan de un color muy poco invitante..me parece que las verdinas le dan un toque más alegre (me perdonen los asturianos por sacarlas de una vez de sus riquísimos potajes..;). 
Así que los llamo falafel verdinos en honor de esta legumbre tan maja:)
 
 
 
Falafel verdino con pan lavash y salsa de yogúr, mató y canela
(para 20 piezas aprox.)
 
para las croquetas
la parte verde de 1 manojo de acelgas
300 gr de alubias verdinas 
un puñado de hojas de menta fresca piñones y pasas al gusto
sal y pimienta y aceite e.v.
 (ajo y guindillas al gusto  para subirle el tono un poco;)
 
para la salsa acanelada
100 gr un tarro de Mató
250 ml de Yogúr natural liquido sin azúcar
canela en polvo, sal/pimienta y aceite e.v
 
para el wrap Picniquette
pan lavash*
un tarrito de aceite e.v.
 cúrcuma en polvo y sal
un pincel de cocina
 
 
Se puede preparar todo en los días anteriores sin estresarse el día del picnic y  se conservan mucho tiempo en la nevera también:
 
Dos noches antes:
poner en remojo las verdinas en un bol con agua. Por lo menos 12 h.
El día antes del picnic:
Ponerlas a hervir con sal y una ramita de menta por un par de horas. (Yo uso la olla a presión así que en una hora ya están y se ahorra un poco de energía). 
Cuando casi están, poner a hervir al vapor las hojas de acelgas en otro cazo. En alternativa, en una sartén con poca poca agua para que se ablanden. 
Cuando tengáis las verdinas y las acelgas en su punto y enfriadas, echarlas en un procesador junto con el resto de la menta picada, sal, pimienta, una punta de ajo  y de guindillas si queréis (yo quiero, si no se pierde el toque falafel del todo je). Os quedará una mezcla muy espesa y alegremente verde, añadir pasas y piñones tostados  y troceados en la cantidad que os agrade (yo abundo), remover y empezar, con las manos mojadas a formar unas bolitas planas. 
 
Mientras las preparáis podéis calentar el horno a 180 grados. Mano a mano que hacéis vuestras bolitas ponerlas directamente en una bandeja para horno con papel de cocinar untado con aceite. Cuando hayáis terminado, con un pincel de cocina (el mejor amigo del cocinero, la verdad) terminar de untar la parte de arriba. Meterlas al horno unos 25/30  minutos hasta que estén doradas. La consistencia es un poco diferente, seguramente no quedarán tan crocantes, pero mucho más sanas no?
 
Podéis hacerlas también más grandes, en plan hamburguesas.
Mientras se doran en el horno, os queda la salsa acanelada for dummies: mezclar o mejor batir el yogúr con el mató, el polvo de canela, sal, aceite e.v. y pimienta (la sal es importante que esté si no va a parecer demasiado empalagosa) y listo para el tarro. Tiene que quedar densa pero liquida.
Para la decoración del pan en plan “picniquette” en cuadritos
echar en un tarrito el aceite y una chucaradita de cúrcuma en polvo y una mini pizca de sal y mezclarlo rápidamente todo. Con un pincel de cocina pintar vuestro dibujo de cuadritos encima, con raya verticales y horizontales. Es mucho más fácil de lo que parece! Cuando las tengáis todas pintadas, meterlas bajo el grill del horno a máxima potencia durante no más de 2 minutos. 
Si os pasáis las pitas se hincharán y no podréis mas usarlas para enrollar, ojo! Tienen que estar justo el tiempo de que el aceite se “pegue” al pan y se coloree..para siempre! Yo luego las hago secar encima de una pequeña botella tumbada, dándole así la forma perfecta para que se puedan rellenar con los falafel. Pero también vale como plato “comestible”. Yo las hago también con zumo de remolacha..y también mezclando el color el resultado es muy divertido. Igual  los habéis visto ya en otro de mis posts como este de un cumple que organizamos, porque las preparo muy a menudo, es mi marca de fábrica :)
Así de bonitas quedan:
 
 

Además no es una cuestión puramente estética (que ya de por sí me bastaría): el sabor de la cúrcuma se queda con la pita y le da un aroma y un perfume muy especial. El aceite que os sobre lo podéis usar para condimentar una pasta o una ensalada etc, es maravilloso!

 
*Si queréis hacer a mano el pan para el wrap, que sepáis que su nombre “técnico” es lawash, lavash en español y que hay mucho escrito sobre el tema. Un post muy completo sobre el tema es esta entrada desde el blog BAKE THE WORLD, así que adelante con el experimento!
 
 
El día del picnic ya os lleváis cada parte en su tarro: la salsa y los falafel por un lado, las pitas envueltas en papel o cuerda y en otro tarro las verduras frescas: hojas de lechuga, algún tomátito, más adelante unos pepinos en rodajas, tiras de pimiento verde..Y voilá!
 
 
Yo me lo yes comido en ESTA ES UNA PLAZA, mi picniquette spot de la semana! 
 
 
 Pronto el resto de recetas..más acelgas y fresas, que por algo es primavera no?
 
Imágenes © Picniquette
 

No Comments

Leave a Reply

You Might Also Like